4 beneficios de la tecnología inalámbrica en sistemas de seguridad

Tecnología inalámbrica o cableada, ¿cuál elegir? Este es un debate que surge a la hora de instalar un sistema de seguridad para el hogar, negocio o empresa, y acá te develamos cuál elegir…

Lo cierto es cada uno presenta ventajas y desventajas, y la decisión final debería basarse de acuerdo a las necesidades de seguridad del hogar, comercio o empresa.

Sin embargo, los beneficios de la tecnología inalámbrica superan a los sistema de seguridad con cables, cubriendo diversos aspectos como lo estético, el logístico y el funcional.

Por eso, acá te las detallamos a continuación.

Los beneficios de la tecnología inalámbrica

1. La tecnología inalámbrica implica menos gastos de instalación

Uno de los beneficios de la tecnología inalámbrica para el sistema de seguridad es que el envío y recepción de señales ha colaborado en la disminución de gastos de instalación, producto de trabajos internos como ruptura de paredes y colocación de tuberías para empotrar los cables o la fibra óptica de energía y comunicación.

2. La instalación de un sistema de seguridad inalámbrico es más rápido

Otro de los beneficios de la tecnología inalámbrica es que la instalación de un sistema de seguridad sin cables permite acelerar las obras y realizar en dos horas lo que anteriormente se hacía en días o semanas.

Además, uno de los mayores beneficios de la tecnología inalámbrica es que se puede cambiar la ubicación de los detectores según las reformas estructurales que pudieran efectuarse en el hogar, negocio o empresa (nuevas paredes, puertas y ventanas, reubicación de muebles, etc.).

3. La tecnología inalámbrica ofrece un mejor rendimiento

A diferencia de los sistemas de seguridad cableados, los sistemas de seguridad inalámbricos operan con baterias.

Y además, la tecnología inalámbrica funciona mediante señal de radiofrecuencia, lo que produce un ahorro en la bateria de litio, aumentando su expectativa de vida útil de 3 a 5 años.

También, cuentan con una supervisión bidireccional que le permite al panel de alarma monitorear constantemente cada uno de los detectores, verificando su estado, su condición y nivel de energía.

4. Los sistemas de seguridad inalámbricos ofrecen un gran poder de almacenamiento

Por ejemplo, con un sistema de videovigilancia con cámaras de seguridad IP es posible almacenar más de 500 eventos, e incluso, trabajar con dispositivos que cuenten con memorias extraibles, y así incrementar la capacidad de registro.

La tecnología avanza, y con ella es posible encontrarse productos y sistemas más sofisticados y eficientes.

Y sin duda, en materia de seguridad electrónica, subirse al tren de la tecnología es imprescindible para lograr una protección de mayor calidad.

Podría interesarte: ¿Cuál es la mejor cámara de seguridad según la resolución y el procesamiento?

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *